Herramientas de Accesibilidad

Skip to main content

Presidencia de AMLO corrupta, ilegal e ilegítima: #TrasLaVerdad

Políticos (todos) y la sociedad en general siempre supusieron que Andrés Manuel López Obrador, se allegaba de dinero ilegal, sucio, solo así podía sostener una campaña permanente de 18 años que le permitía viajar por toda la República Mexicana, incluso en el extranjero ¿Quién, de dónde obtenía el dinero para sufragar enormes gastos de traslados, alimentos, hospedajes, etcétera?

Presidencia de AMLO corrupta, ilegal e ilegítima

Políticos (todos) y la sociedad en general siempre supusieron que Andrés Manuel López Obrador, se allegaba de dinero ilegal, sucio, solo así podía sostener una campaña permanente de 18 años que le permitía viajar por toda la República Mexicana, incluso en el extranjero ¿Quién, de dónde obtenía el dinero para sufragar enormes gastos de traslados, alimentos, hospedajes, etcétera?

El hombre sin trabajo alguno, sin salario, basó su campaña en el combate a la corrupción, los resentidos, los cansados de los cínicos abusos y aquellos necesitados, se creyeron en serio el combate a la corrupción. 

Ahora que el mismo Presidente ha exhibido, una vez más, de corruptos a sus adversarios políticos, resulta que, ahora sí, por medio de evidentes pruebas, irrefutables, surge a la luz la neocorrupción que encabeza el mismo Andrés Manuel López Obrador, su familia y gente cercana. Todos accedieron ilegalmente a cientos de millones de pesos en pasadas y últimas campañas electorales. Tras de ellas, una cauda de delitos que llevarían a la cárcel a muchos de ellos y la anulación de la elección que llevó a Manuel López a la Presidencia de la República. Nada sucederá, lo sé. Pero es oportuno y necesario que la sociedad entera conozca mejor a la nueva pandilla que encabeza la neocorrupción, dado que ya luchan denodadamente por ganar las elecciones del 2021. Ahora, con recursos públicos, movilizando a toda la estructura de beneficiarios de los programas sociales. También circula una grabación que desvela la forma delincuencial en que operan los “siervos de la nación”, con la amenaza de que, si pierden la elección los beneficiarios pierden las becas de dinero, sobre todo, intimidan a los mayores de 60 años. 

Del cúmulo de suciedad que existe en la política (para nadie es desconocida), López generó una vana ilusión, parecía se iba a erradicar con las promesas de campaña de Andrés López Obrador. Pero resultó todo lo contrario, el mismo sistema ha institucionalizado la corrupción, ahora con mayor fuerza que los neoliberales ¿Qué pactos sucios realizaron los hombres de Enrique Peña, con Andrés Manuel y su pandilla? Tratos no escritos que parecen destinados a romperse ahora que surgen videos que fueron conservados para mostrarlos en la mejor oportunidad ¿Por qué no hicieron públicos en tiempos electorales esos videos, por qué hasta ahora? Seguramente hay más, a la espera de medir fuerzas y ver reacciones. López Obrador abrió la “caja de pandora” con él al frente ¿Acaso el pacto fue para que no llegara Ricardo Anaya, quien prometía meter a la cárcel a Peña Nieto? Otro grupo de pillos.

Con las pruebas que han evidenciado la corrupción de López y su padilla, el INE debió de anular la elección de López Obrador. El hubiera no existe. El ilegal y corrupto hoy gobierna bajo la supuesta legitimidad del voto ciudadano que arrasó en las elecciones, se desvela como pulcro corrupto; fue una elección sucia, manchada, con vicios de nulidad absoluta, no relativa: absoluta. Además, el mismo Presidente aceptó su culpa. Y su esposa lo avaló. Si nuestra democracia fuese otra, López debiera estar tras las rejas, junto con su pandilla que hoy presume inocencia y echa culpas.

Muchos delitos cometieron quienes hoy gobiernan para robarse la Presidencia de la República, otros más lo hicieron para ocupar cargos de legisladores. Flagrante violación a diversos artículos de la Ley General en Materia de Delitos Electorales. Tal vez unos prescritos, según confiesan involucrados; otros siguen vigentes, no han prescrito. Alejandro Gertz Manero, Fiscal General, no hará absolutamente nada, tal vez el mismo esté involucrado como activo en el movimiento lopista que lo llevó a cargo que hoy ostenta; auto protección de los neocorruptos. Las evidencias están ahí, la supuesta legitimidad de los votos se resquebrajó ante el cúmulo de delitos e irregularidades que permitieron a López, llegar a la Presidencia. Por eso le importa tanto ganar las elecciones del 2021. Si las pierde, podría ser desaforado y sujeto a proceso penal si la abrumadora mayoría hoy que controla la Cámara de Diputados, deja de existir. Son una vergüenza.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 41, fracción VI, incisos a) y c), de forma clara establecen dos causas de nulidad de una elección, consideradas violaciones graves. En el caso, haber recibido dinero ilícito (López y su equipo recibieron muchos millones de pesos de manera ilícita, los videos lo demuestran y ellos lo aceptan) y exceder el gasto de campaña. También cometieron esa grave falta. Se hicieron de muchos millones de pesos fuera de la ley, ilícitamente se allegaron de recursos financieros, bueno hasta del presupuesto público de Estados como el de Veracruz, dinero de la Secretaría de Educación Pública, entregado a la cuñada de López, para sufragar su campaña; hablan de 2 millones de pesos mensuales, por varios meses.

El “cochinero de López” al descubierto. Pero no pasará nada, no se accionará la acción de la justicia; es más, si acaso hay denuncias serán improcedentes, las filmaciones serán consideradas nulas, no idóneas. Los autores de las filmaciones las guardaron para otros fines ¡Para protección! No para denunciar.  La “purificación de la vida pública” sigue igual o peor de sucia, pero está en marcha. Lo pasado ya pasó.

Lo único cierto es la develación o revelación y demostración del engaño que acostumbra como base de la política del Presidente. Las mentiras de Andrés Manuel López Obrador, sobre su supuesta honestidad son evidentes. Si bien se suponía que es un corrupto de “cuatro suelas” no había pruebas demostrables. Ahora están a la vista de todas esas pruebas, cínicamente él reconoce haber recibido ilegalmente dinero sucio, mas justifica como legítimo recibir dinero “del pueblo (falso por supuesto). Su esposa lo defiende y el hermano Pio se engalla, sabiendo que no sucederá nada; los otros guardan silencio. Lo único verdadero, el “marcador de la corrupción” es empate. Y si han subido a redes sociales actos de corrupción, seguramente hay muchos más en espera de defenderse los hoy acusados por el sistema; oportunidad de contraatacar y volver a buscar, al menos el empate en el “marcado de la corrupción”.

¡Los neocorruptos! Son viejos en el sistema, saben de trampas sucias, triquiñuelas, llevan viviendo del sistema toda su vida. Son los mismos de siempre, solo que ahora con la vestimenta de la honestidad. Nadie es nuevo, todos vienen de partidos políticos distintos al que ahora gobierna, que en realidad no es partido, es movimiento orquestadamente desordenado al que López le endilgó la denominación de movimiento de regeneración nacional. Movimiento de corruptos, toda una farsa que muchos creyeron y la siguen creyendo: los tontos y fanáticos.

La función de los viejos y neocorruptos continuará. Mientras López Obrador, entre risas y entripados entretiene a la población para que olvide toda la corruptela de su gobierno que como sucia nata navega en el mar de estiércol que ellos producen. Sabe bien que ahora él es quien usa y abusa del poder; los otros, se mueven con cuidado, cuando mucho amenazan con denuncias que caerán en manos de los neocurruptos y no caminarán.

Queda claro que la sociedad civil bien organizada, será la única que pueda limpiar el mar de corrupción (suciedad) que priva en la clase “profesional de los políticos”. La sociedad civil es la única que puede salvar a México, cambiar las cosas en las elecciones del 2021. El Presidente de la República, le teme a la sociedad bien organizada, sabe que a los políticos de oposición y a los suyos también, los tiene controlados; le preocupa la sociedad responsable, quien con su voto podrá reducir su abusivo poder y en su caso, desaforarlo, destituirlo y procesarlo ¡A eso sí le teme Andrés Manuel López Obrador!




Héctor Parra Rodríguez

No mentiras, corrupción ni impunidad. Defiendo la verdad, objetividad, solidaridad y la tolerancia. Columnista libre, comentarista en la radio y Abogado.
0
Shares