#MakeMexicoChingonAgain

Por @DonVocero

Amo a mi país, nadie puede poner en duda eso.

Gracias a mi país, a las escuelas donde estudié, a mis profesores, a mis padres, soy la persona que soy el día de hoy.

| Opinión
#MakeMexicoChingonAgain

Amo a mi país, nadie puede poner en duda eso.

Gracias a mi país, a las escuelas donde estudié, a mis profesores, a mis padres, soy la persona que soy el día de hoy.

Nací en una época muy bonita, donde podíamos salir a la calle sin temor a ser secuestrados, a que nos tocara una bala perdida o a ser robados. Recuerdo claramente que el mayor delito que ocurrió en la ciudad donde nací fue el robo de unos muebles, cuando la víctima fue a poner la queja a la policía, estos recuperaron lo robado en un par de horas, todo mundo sabía quienes eran “los ratas” del pueblo.

Nací en una época donde las cosas se pedían por favor, se respetaba a los mayores y se les daba el asiento a las mujeres embarazadas en el transporte público. Viajábamos por todo el país en carro sin temor a que nos lo quitaran o a que nos “mordiera” la policía del primer pueblo donde nos parábamos a comer.

Ese es el México que recuerdo, un México bonito, sin problemas, con más alegrías que sinsabores.

También recuerdo que las cosas se pusieron duras en 1981, recuerdo que la gente se refería en secreto a López Portillo como un tonto que “se había acabado todo el dinero del petróleo”, no entendía nada.

Recuerdo claramente que en casa las cosas fueron complicadas, mi papá vendió su negocio pensando que las tasas de interés quedarían altas para siempre y no entendiendo bien a bien el significado de inflación. No lo culpo, mi papi con muchos trabajos terminó el 3er año de primaria. No fue fácil.

Pero también recuerdo que con trabajo duro salió adelante y entre él y mi mamá pudieron sacar a flote nuestro hogar, darme una educación y pagarme una carrera universitaria. Ese México está en mi corazón, era un México chingón.

Llegaron administraciones, se perdieron valores, se incrementaron los robos, subió la violencia. Muertos, muertos por doquier, la sangre derramada de mexicanos víctimas de otros mexicanos se hizo costumbre.

 Y aquel México Chingón desapareció, se esfumó y no lo he vuelto a ver más. Lo extraño.

López Obrador llegó al poder prometiendo de nuevo un México chingón: Se crearían millones de empleos, se bajarían los índices de violencia, el PIB subiría no un mediocre 2%, ni 4%, el PIB subiría a 6% porque somos chingones, tendríamos hospitales como en Noruega, se acabaría la corrupción y los mexicanos seríamos felices, felices, felices. Volveríamos a tener un México chingón.

Pero no.

Quienes conocemos a López Obrador de su única administración pasada (Solo ha sido elegido a un solo cargo de elección popular, Jefe de Gobierno del DF) sabíamos que nada de eso iba a pasar, 30 millones prefirieron escuchar el canto de las sirenas, prefirieron atender el llamado del falso mesías que resolvería de un plumazo y por decreto la violencia, el empleo y la corrupción (porque las escaleras se barren de arriba para abajo).

Desde el inicio de su gestión López se ha dedicado sistemáticamente a hacer todo lo contrario de lo que prometió:

  • La violencia está imparable y no tiene para cuando bajar, el retirar a las fuerzas armadas de las calles durante casi año y medio solo ha traído el resultado esperado: Los carteles del narco se sienten a sus anchas en territorio nacional y son amos y señores.
  • Desde antes de la crisis del COVID19, la economía está en su pero momento en 11 años y sin pretexto aparente más que los traspiés en materia de política pública y ataques a inversionistas mexicanos y extranjeros, que quienes ante la pléyade de malas decisiones del inquilino de palacio, han decidido no invertir en México. La última proyección del PIB para después de la pandemia varía de acuerdo al analista, van desde -7% a -14%.
  • De los hospitales como los países nórdicos mejor ni hablamos, López y los suyos nos han hecho reos de un sistema de salud convaleciente y hoy, ante la crisis sanitaria más grave de los últimos 100 años corren a comprar equipo con sobreprecio a huachicoleros de equipo hospitalario para poder mal atender a la población.
  • La educación en manos de la CNTE, Bartlett y Napito en el gabinete, “la profesora” Elba Ester está libre, los contratos de adjudicación directa han subido de 72% a 77% y curiosamente los más beneficiados han sido amigos, familiares e incondicionales del actual régimen.

En fin, el México chingón que prometió López Obrador durante su campaña no llega, y no llegará, el país, lo digo sin temor a equivocarme va hacia el lado opuesto.

Ayer en redes se utilizó la frase #MakeMexicoChingonAgain, y creo que este es un punto de encuentro.

Hay algo que tenemos en común las personas que votaron por López y los que no lo hicimos: todos queremos ver de nuevo a México florecer, lo queremos ver brillar como una potencia económica mundial. Queremos un México seguro y próspero. Queremos ver de nuevo un México chingón.

Con la actual administración no lo vamos a lograr.

PD

Gracias a mi amigo @MrLotario por hacer los avatares de gorras con MAKE MEXICO CHINGON AGAIN para todos nosotros.

{tweetme url=} Hay algo que tenemos en común las personas que votaron por López y los que no lo hicimos: Queremos ver de nuevo un México chingón. Con la actual administración no lo vamos a lograr. {/tweetme}

 


@DonVocero

La Mafia del poder no se crea ni se destruye, tan solo se transforma Neoliberal Senior. Columnista en #CoNexiones #LegiOnLine

Manténte al tanto de las principales notas y opinión política del día.



© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
Terminos y Condiciones | Políticas Privacidad  | Publicidad | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Back to Top