Herramientas de Accesibilidad


La acción es sencilla VOTA!

La madre de todas las marchas

La solución es más fácil, platica tus inquietudes con la gente que interactúas, convéncelos de que si hay una manera de salir de esta espiral de deterioro.
| Opinión
La madre de todas las marchas

Todos hemos pensado, bueno, casi todos, cuál sería la fórmula para sacar del gobierno a la “aplanadora” morenista. Los resultados de estas cavilaciones son bastante diferentes, mientras hay quien pide una asonada a la brevedad posible, también hay quien opta por esperar a que sea derrotado en las elecciones de 2024, pasando por toda la gama de posibilidades.

Para empezar, la aplanadora ya no aplana mucho, a lo largo de este sexenio estéril ha ido perdiendo votantes, que se han sentido defraudados, o francamente traicionados. Se menciona que el presidente ganó con 30 millones de votos, se calcula que unos 12 millones son su voto duro, los que cierran los ojos a la realidad y repiten el mantra de “Es un honor...”. 

Otra parte eran los ilusionados de que votando por un político chapulín, las cosas iban a cambiar por inercia, que esos políticos eran intachables, o estaban arrepentidos de haber pecado con anterioridad.

PRI EPN

Y existe un cálculo que dice que el PRI le “prestó” unos 10 millones de votos.

La línea final es que todos los cálculos que no nacen en el gobierno, ya no le dan los cacareados 30 millones de votos.

No me voy a detener en analizar los resultados de una sublevación, que no deja de ser atrayente, pero que, muy probablemente nos trajera un baño de sangre de proporciones villistas, ahora que le están haciendo un homenaje como “héroe” nacional.

Voy a intentar, desde mi lugar en la banqueta del ciudadano de a pie, analizar las posibilidades de hacer valer la voluntad popular en las mencionadas elecciones del 24.

Ya estarán diciendo, el impenitente monje ya va a empezar a pedirnos que salgamos a la calle a volantear, pero no, lo que pretendo es hacer notar dos acciones que podemos llevar a cabo, aunque impliquen tragar sapos, votar por gente que no es perfecta, o movernos del sofá.

La primera de esas acciones es votar por el candidato de “La Alianza”, sí, ya sé, Alito, Marco, el PRI, el PÄN, etc no ayudan. Concedido, pero esos son los bueyes con los que tenemos que arar.

No sabemos quién va a ser el ungido de una alianza que está más sostenida por nosotros los ciudadanos, que por los partidos, pero que esperamos que hayan entendido los institutos políticos (voy mi monje, ni que sirvieran) que son como un espejismo si no nos toman en cuenta.

En fin, una vez que los partidos elijan a su representante único, nosotros votamos por él/ella. No podemos darnos el lujo, y eso es lo que espera el inquilino de Palacio que hagamos, de dividirnos con varios candidatos. Tenemos una oportunidad, no creo que vaya a haber otra, de sacar a los morenos sin grandes brotes sociales.

A propósito estoy soslayando la tentación presidencial de un intento de usar la fuerza militar o paramilitar ilegal que hay en casi todo el país. Eso requeriría otro análisis que me llevaría, tomando en cuenta mi centelleante velocidad de pensamiento, otros 4 años.

Una vez que estamos convencidos de votar por el único candidato, y más importante, deshacer la mayoría de Morena en las cámaras, hay que hacer eso, votar.

Tengo grandes amigos que se burlan de mí por hacer ruido en Twitter, no le dan valor a la chamba que mucha gente ha estado haciendo en redes sociales, pero hay una manera de hacer que este descontento electrónicamente manifestado tenga un resultado avasallador. 

No te pido que te pongas a hacer discursos en las calles, ni que salgas a convencer incautos que no podían saber, o que participes en las marchas de descontento que se promueven, la solución es más fácil, platica tus inquietudes con la gente que interactúas, convéncelos de que si hay una manera de salir de esta espiral de deterioro, aunque el régimen nos inunde de propaganda de la “oposición moralmente derrotada” para desalentarnos, y sobre todo, que no dejen de votar, cada uno es responsable de su voto.

Estamos a un año de librar una batalla épica, no podemos minimizarla, pero tenemos las armas, y la mayor de ellas es lo que yo he llamado la Madre de Todas Las Marchas. Vamos a marchar, el día de las elecciones, a nuestra casilla a emitir un voto, que sumado a los millones de votos de los ciudadanos que no quieren un país como el que el presidente tiene pensado, puede hacer que la pesadilla se acabe.

...Todavía nos queda vigilar a los que elijamos, que ya van a saber que la población unida no les va a permitir sentirse emperadores.

 


Maese Osofronio

Ando vendiendo mi Ferrari

© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
0
Shares