Herramientas de Accesibilidad

Skip to main content

¿A qué llega el "buenrostro"?

¿LA TERCERA ES LA VENCIDA?

A los norteamericanos y canadienses no les interesa si Raquel Buenrostro es “dura o blanda”; a ellos les importa que el gobierno de AMLO no siga violando el clausulado del T-MEC.
Buenrostro tras el Tmec

¡A la porra! Término coloquial cuando se manda a “volar” a una persona cuando ya no es aceptada en algún lugar. La misma Tatiana Clouthier, dijo que se iba a “la porra”, después de haber renunciado a la Secretaría de Economía. 

La tercera es la vencida, reza un dicho popular cuando se falla por dos ocasiones en el intento de realizar algo. Así llega Raquel Buenrostro a la Secretaría de Economía, la tercera mujer en ocupar dicha Secretaría. 

Primero fue Graciela Márquez, después la sustituyó Tatiana Clouthier, ahora nombró el presidente a Raquel Buenrostro titular de la Secretaría de Economía. Las 2 primeras pasaron desapercibidas, sin pena ni gloria. Gran diferencia con Ildefonso Guajardo, quien se distinguió por su capacidad y buena conducción en las negociaciones del T-MEC; pero me estoy refiriendo al gobierno de Enrique Peña Nieto. 

La señora Buenrostro viene precedida de buenos antecedentes laborales, preparada profesionalmente para el nuevo encargo, de la absoluta confianza de López Obrador. 

Las 2 primeras encomiendas las cumplió a cabalidad, aunque en la primera perdió la institucionalidad cuando ocupó la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda, tomó decisiones sobre quien fuera su jefe inmediato. Solo obedeció órdenes del presidente; Carlos Urzúa, entonces Secretario de Hacienda, fue ignorado. El mismo Germán Martínez, entonces siendo Director General del IMSS, terminó por renunciar, al igual que Urzúa, dado que Buenrostro les quitó el poder de compras. Ella se arrogó la facultad por sobre la ley. Leal a López, no a la ley. Las compras “consolidadas” de Raquel Buenrostro fueron un fracaso, creó cuellos de botella y dejó sin medicamentos a los mexicanos. Germán Martínez, lo denunció en su momento. 

Como titular del SAT, Raquel Buenrostro se dedicó a exprimir al contribuyente. Al presidente le ha dado buenos resultados, le consigue dinero de cualquiera manera, eso le agrada a López Obrador, aunque aquella violente la ley en ocasiones. 

En pues eficiente Raquel Buenrostro. Sin embargo, en la nueva responsabilidad las cosas no serán tan sencillas. Seguramente “chocará” con el Secretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores; el primero de ellos, se dice, ya no aguanta a López Obrador. 

Raquel Buenrostro, consentida del presidente de la República, ya no tendrá las mismas facilidades de accionar a su antojo, excepción que AMLO cambie las reglas del juego y derive en Raquel, gran parte del poder de decisión que no tuvieron las anteriores secretarias. 

Buenrostro es calificada de dura. También fue bien recibida por el sector empresarial. Hasta aquí las cosas lucen bien. 

Pero, lo duro se le vendrá a la señora cuando enfrente las negociaciones del conflicto por las violaciones al T-MEC. 

No se necesita ser duro, nada de eso; en esa área se requiere conocimiento jurídico, buena negociadora, poder de convencimiento, Raquel Buenrostro carece de esa experiencia. Es de profesión matemática, con maestría en economía. Las violaciones al T-MEC, son de naturaleza jurídica y comercial. 

A los norteamericanos y canadienses no les interesa si Raquel Buenrostro es “dura o blanda”; a ellos les importa que el gobierno de AMLO no siga violando el clausulado del T-MEC, habiendo cambiado las reglas del juego. El gobierno de la 4T necesita cambiar su conducta abusiva, simplemente debe respetar los acuerdos suscritos, sustentados en la Constitución y leyes vigentes en su momento. Si el gobierno de AMLO cambió las reglas, debe pagar las consecuencias: simple lógica jurídica. 

Tatiana dejó pendientes dos tratados, uno con Inglaterra y el otro con Corea del Sur, ambos sin mayor problema. Con unos buenos abogados expertos en materia de comercio exterior, serán suscritos en su momento por el gobierno de México y validados por el Senado de la República. 

La incógnita radica en la expectativa sobre las negociaciones que lleve a cabo Raquel Buenrostro con los norteamericanos y canadienses derivados de las violaciones al T-MEC; salvar al gobierno de AMLO, del pago de multas multimillonarias. La dureza que mostró en los 2 cargos anteriores, fue sencilla, se desarrolló dentro de casa. La disputa legal que enfrentará no es en casa, más bien fuera será de casa. La lucha será con “enemigos” de verdad que no están dispuestos a perder ¿Qué podrá ofrecer la señora Buenrostro como negociación atractiva para los afectados? 

El margen de acción de la señora Buenrostro es mínimo, cuando el juego lo tiene perdido. Si no quiere perder la negociación, deberá respetar el clausulado que ha sido violado por el gobierno de la 4T; ahora que, si su intención es prolongar la sanción, se acogerá a los paneles y hasta entonces podría haber terminado el sexenio de López Obrador. 

Por lo demás, veremos qué tanta fuerza le da el presidente a Raquel Buenrostro, que podría estar por encima de otros Secretarios de Estado ¿Ejemplo? Marcelo Ebrard se arrogó atribuciones de la Secretaría de Economía, se comió a las anteriores secretarias ¿Dejará que le recorten el presupuesto de la Secretaría? ¿Se dejará arrasar Buenrostro? No lo creo. 




Héctor Parra Rodríguez

No mentiras, corrupción ni impunidad. Defiendo la verdad, objetividad, solidaridad y la tolerancia. Columnista libre, comentarista en la radio y Abogado.

Artículos relacionados

0
Shares