Herramientas de Accesibilidad

Skip to main content

La rifa de mentiras anticipa rotundo fracaso #TrasLaVerdad

A un mes de la rifa de los 2 mil millones de pesos en efectivo, simulando la fraudulenta rifa del avión presidencial, la mayoría de los “chachitos”, con valor de 500 pesos, no se ha vendido,

Fotografía original de Aristegui Noticias

A un mes de la rifa de los 2 mil millones de pesos en efectivo, simulando la fraudulenta rifa del avión presidencial, la mayoría de los “chachitos”, con valor de 500 pesos, no se ha vendido,

apenas si alcanza la venta de 2 millones, 24 mil boletos de los 6 millones que se sacaron para la compra. Anticipa, con un dejo de tristeza, tanto López Obrador, como el Director de la Lotería Nacional y Pronósticos Deportivos, Luis Ernesto Prieto Ortega, que no alcanzarán la meta, habiendo emitido (otro más) un exhorto publicitario para que ayuden a la compra de los “cachitos”.

 

 

Ante la avalancha del fracaso, el Presidente prefiere entretener a su fanaticada de seguidores, mediatizando el tema de la corrupción en que incurrieron pasados gobiernos, pretendiendo ocultar con ello todos sus fracasos y la rampante corrupción que existe en las entrañas de su gobierno.

Incluso ha tenido que echar mano del mismo Fiscal General de la República, para que, en conferencia de prensa, viole el procedimiento de investigación, dando santo y seña de la carpeta de investigación. Fue otra pista del circo; al darse cuenta del craso error cometido por el mismo Alejandro Gertz, tuvo que “aclarar” que él no filtra información al Presidente, que tal vez (solo tal vez) serán en todo caso los parientes de Emilio Lozoya. Este tema sí es lucrativo políticamente. Lo del avión augura ser un fracaso, pero veamos los puntos ciegos en el truculento negocio del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Empezó con la cena de los tamales de “chipilines” celebrada con 100 de los empresarios más poderosos, en Palacio de Gobierno, a los que extorsionó con la compra de boletos para la fingida rifa del avión presidencial, se dijo entonces que fueron mil 500 millones de pesos los recabados en la cena, incluso algunos empresarios firmaron carta compromiso, supuestamente para obsequiar los “cachitos” a sus empleados. También aseguró López que el dinero iba para el INSABI, para compra de insumos médicos y medicinas

¿Dónde fueron a parar esos mil 500 millones de pesos?

Nada se supo. Sobre todo, si oficialmente informaron que solo han recaudado por la venta un mil millones con 12 pesos, cuando los empresarios entregaron vía extorsión presidencial 1500 millones de pesos. Las cifras no cuadran.

Hasta hoy la venta de los “cachitos” apenas alcanza mil millones, 12 pesos, por lo cual adelantaron que ante la escasa venta del fraude de “cachitos” del avión, los boletos que no se vendan serán obsequiados al sector salud, de suerte tal que, si la mayoría de los 100 premios de 200 millones de pesos cada uno, el dinero (que no habrá) se quedará en casa, realmente no habrá dinero. Ahora que, si de todos los boletos premiados quedan en manos de compradores de “cachitos”, habrá que sacar dinero del bolsillo del gobierno, para cumplir con la entrega de los 2 mil millones de pesos. Vaya dilema del inepto de Andrés Manuel, quien pensó que sería un éxito la venta, todo por engañarlos con la rifa del avión.

Hace unos días, al regreso del avión del territorio estadounidense, el Presidente anunció que tenía dos potenciales compradores de la nave voladora, incluso uno de ellos había hecho un depósito de 20 millones de dólares para asegurar la compra. Bueno, es hora que nada se sabe del comprador. Seguramente al comprador lo embarga la pena y quiere permanecer en el anonimato.

Todo indica que se trató de otro engaño más a los que nos tiene acostumbrado Andrés Manuel López; como siempre lo hace.

El avión sigue como utilería de desprestigio a la ostentación. Eso sí, BANOBRAS tiene que seguir pagando el avión que aún no es propiedad del gobierno federal, pero no lo han podido vender a pesar los meses de publicidad gratuita que ha hecho el Presidente de la República, todo por fortalecer el desprestigio de la ostentación y la virtud de la pobreza.

Fotografía original de Forbes Más desastres. Este martes Andrés López, adelantó que el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, sería el responsable de dar el dinero necesario en caso de no reunir los 2 mil millones de pesos para los premios ¿Por qué el Instituto? Otro desorden más del Presidente y su pésima administración pública. Para colmo del desdén por el acatamiento a las normas legales, en el supuesto de que sí alcanzaran la meta en la venta de los “cachitos”, sería el mismo Instituto el responsable de otorgar los premios en efectivo ¿Cómo? La responsables de la rifa es la Institución de la Lotería Nacional, ella es la que prestó su nombre para el sorteo, es la que vende los “cachitos” de López. De ahí que su administrador Ernesto Prieto, haya lanzado la súplica para que compren más “cachitos”.

La ilógica en la gobernanza de quien ha causado más problemas de los que ha podido resolver: López Obrador.

La última.

Fotografía original de ADN40 1El fraude que se espera y no tiene regreso. El Presidente aseguró en su mañanera, que los boletos que no se vendan, serán donados al sector salud, no al personal del sector, no se confunda estimada, estimado lector. De tal suerte que si el mismo sector de salud logra uno o varios de los premios de 200 millones de pesos cada uno, nunca habrá dinero; el mismo gobierno no tendrá para dar esa cantidad y saldrá con la “cantaleta” de usar el dinero para la compra de más insumos hospitalarios, lo que de suyo no será así y las cosas seguirán mal, muy mal en ese sector que se ha convertido en el preferido del Presidente para inyectar dinero a “fondo perdido” ¿Así o más claro el fraude y fracaso del Presidente López?

De ahí que sea más provechoso abusar del asunto Lozoya, “golpeando” a sus enemigos políticos, que insistir en el fracaso de Andrés Manuel, como vendedor de “cahitos” de lotería. Le digo, las pruebas históricamente son irrefutables, López nunca trabajó en nada, es un inservible que solo está para gastar, consumir, destruir, nunca para producir.

Para concluir, este mismo día el Presidente festejaba la creación de 30 mil empleos o recontrataciones en lo que va del mes de agosto; festejo que vino a tierra con los datos proporcionados por el IMSS, 925 mil empleos perdidos en el año. Y así quiere ganar las próximas elecciones del 2021. Así no Andrés Manuel, así no. Mientras la suma de muertos se incrementa, unos asesinados, otros a causa de la pandemia ¡Presidente, sí no se gobierna!

 

 

 




Héctor Parra Rodríguez

No mentiras, corrupción ni impunidad. Defiendo la verdad, objetividad, solidaridad y la tolerancia. Columnista libre, comentarista en la radio y Abogado.
0
Shares