De haber cumplido su palabra...

La culpa es de Vicente Fox.

Por @DonVocero
La culpa es de Vicente, porque de haber representado a los Mexicanos que votamos por él y no haber negociado impunidad con el PRI, el país sería otro, tendría instituciones autónomas, libres de influencias políticas y sobre todo, a servicio de la ciudadanía y no del gobernante en el poder.
| Opinión

Le voy a dar la razón a López Obrador. La culpa de todo lo que pasa en México es del periodo neoliberal, y voy a ir más allá, le voy a poner nombre y apellido: La culpa de la situación actual en México es de Vicente Fox.

He tenido esa idea, esas memorias, esa sensación desde hace algunos días y se las quiero compartir.

Recuerdo claramente el griterío el de Julio de 2000 cuando en Sonora, a las 6 de la tarde se reveló que las encuestas de salida indicaban que el Guanajuatense era el claro ganador de la elección. Chente había levantado grandes expectativas, iba a generar empleos, iba a mejorar la seguridad y sobre todo iba a atrapar a los peces gordos. Repito: VICENTE FOX ATRAPARÍA A LOS PECES GORDOS.

Los peces gordos eran una serie de empresarios, políticos y funcionarios que se habían enriquecido a costa del erario. Recordemos que el PresiChente hizo una magnífica campaña de gobierno y aprovechó lo tropiezos de Roberto Madrazo para ganar “la grande”.

Chente es responsable, porque de haber sido un verdadero demócrata hubiera enviado una iniciativa para separar inmediatamente a la Procuraduría General de la república del ejecutivo. Imagínense, una entidad para la procuración de justicia sin fines políticos, que solo persiga a criminales de oficio.

Vicente tiene la culpa de haber cedido al chantaje político del desafuero de López Obrador. Si una procuraduría independiente y creíble hubiera presentado cargos contra el Macuspano no se habría hecho bochornoso espectáculo político del que salió victorioso Obrador. Si esto hubiera pasado los permisos del colegio Rebsámen nunca hubieran sido otorgados, porque los políticos sabrían que ejercer un cargo público conlleva una gran responsabilidad.

Si Vicente hubiera presentado querellas a esa procuraduría y se hubiera metido a la cárcel a los empresarios corruptos del régimen PRIISTA (algunos andan todavía por ahí), no hubiéramos tenido los Odebrecht del periodo de Peña, ni la Casa Blanca; porque los empresarios sabrían que si participas en actos de corrupción, eventualmente serás perseguido y pagarás en la cárcel.

De haber representado Vicente un verdadero cambio, hubiera aprobado una ley de remoción y juicio político al presidente por causales de corrupción, tráfico de influencias y delitos graves. Quizás eso hubiera detenido a los hijos de la Señora Martha Sahagún a hacer de las suyas, o quizás, en un universo paralelo, le hubiera costado la presidencia a Peña Nieto después del escándalo de la Casa Blanca.

Solo como nota, en países con leyes de este tipo se ha destituído a Primeros Ministros o Presidentes por mucho menos, por ejemplo el Brasileño Fernando Collor fue removido a causa de un reportaje similar al de Aristegui en la revista Veja en 1992, Pedro Collor de Mello acusaba el tesorero de la campaña presidencial de su hermano, el empresario PC Farías, de articular un esquema de corrupción de tráfico de influencia, loteamento de cargos públicos y cobro de mordidas dentro del gobierno.

La culpa es de Vicente, porque de haber representado a los Mexicanos que votamos por él y no haber negociado impunidad con el PRI, el país sería otro, tendría instituciones autónomas, libres de influencias políticas y sobre todo, a servicio de la ciudadanía y no del gobernante en el poder.

De haber cumplido su palabra Ayotzinapa hubiera sido resuelto en pocos días.

De haber cumplido su palabra los hermanos de López estarían siendo investigados por los sobres manila llenos de dinero de los videoescándalos.

De haber cumplido su palabra Alejandra Guadalupe Cuevas Morán sobrina de Alejandro Gertz (Fiscal general de México)

De haber cumplido su palabra la riqueza inexplicable de los trivagos tendría que ser investigada, la cervecería, la fábrica de chocolates, los viajes a Aspen, todo eso.

De haber cumplido su palabra los ciudadanos podríamos demandar a López Obrador por el dispendio de gasto público innecesario que hace en sus mañaneras para proferir insultos, amenazas o mentiras.

No tengo duda de que de haber cumplido su palabra, éste sería otro país. Sería un país con más educación, con más seguridad, con más salud, con más ciencia, con más trabajo.

De haber cumplido Vicente Fox con su palabra, en este país no cabría un López Obrador.


@DonVocero

La Mafia del poder no se crea ni se destruye, tan solo se transforma Neoliberal Senior. Columnista en #CoNexiones #LegiOnLine

Artículos relacionados

El poder de la destrucción

Bajo un escudo de ineptitud, se llevan a cabo acciones que destruyen el futuro del país.

Los niños mexicanos tienen hambre.

Todos estos niños en peligro de desnutrición crónica o aguda, serán adultos con problemas de salud, en un país con un sistema de salud pública cada vez más deficiente.

CONACyT, sin delito que perseguir.

¿Desde cuándo el dinero gubernamental es ilícito? Incluso si se entregó indebidamente, la acusación no puede ser por lavado o por procedencia ilícita.

Manténte al tanto de las principales notas y opinión política del día.



© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
Terminos y Condiciones | Políticas Privacidad  | Publicidad | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Back to Top