#ELOCASOSELCACIQUE

¿En serio?

By @SergioRenovado
El líder bajó la mirada. Se sentía acorralado. Lo estaba.
| Opinión

Vigésima cuarta entrega de: El Ocaso del Cacique.

No te pierdas la parte anterior aquí: ¡Los votos!

– ¿Cómo supiste de eso? Se supone que casi nadie tiene acceso a…

– Tú lo has dicho… Casi nadie.

El líder sintió resbalar, lentamente, gotas de sudor frio al través de su espalda. A partir del casi atentado que sufrió tras la visita a su hermano empezó a darse cuenta de que su seguridad personal estaba en riesgo abierto. Ya era vox populi. Atrás quedó el Tsuru, el Jetta y su frase “El pueblo bueno me cuidara” que había sido tan atractiva cuando ordenó la desaparición de la Guardia Presidencial. Y atrás quedaron sus mítines callejeros y placeros y su “cercanía” con los buenos mexicanos.

Muy a regañadientes, accedió a las indicaciones del General y de Lorenzo, su Director de Seguridad, para limitar sus viajes a lugares en donde se pudieran controlar tales mítines al 100 %: participantes políticos y “del pueblo” preseleccionados cuidadosamente, con por lo menos tres rutas para acceso seguras para los convoyes en los que se transportara y un cada vez más numeroso y menos discreto grupo de guardaespaldas pesimamente disfrazados de “paisanos”.

– ¿Y cómo te enteraste?

– Palacio chico, infierno grande, Adrián.

– Sí. Sí. Pero… ¿Para QUÉ necesitabas saber de eso? Ahí están los profesionales, que me cuidan y…

-Primero que nada, por MI PROPIA seguridad. ¿O crees que me sentí a toda madre cuando nos llevaron casi cargando hasta la casa de seguridad, cuando regresamos de Villahermosa? Pensé igual que el Chente, tu rival: ¿A mí por qué? Que atenten contra ti, que eres el líder de este show, la figura pública, pues va. ¿Pero a mí? ¡Y justo por tus impertinencias estamos sudando la gota gorda!

El líder respingó. Por una extraña coincidencia, en ese momento una gota del frio sudor resbaló justo por su coxis. Al notar el sobresalto Jesús no pudo evitar la ironía mientras, sonriente, le espetó:

– ¿Te cayó el veinte? ¿O la gota?

– No digas pndejadas ni seas irreverente. ¡Soy tu presidente!

Jesús retomó el temple y con voz gélida le dijo:

– Pues si sigues así… ¡No por mucho tiempo!

– ¿Qué insinúas?

– Que si perdemos la elección del próximo domingo… ¡Olvídate de todo este (para enfatizar mejor su frase, Jesús volteó la cara hacia arriba, movió la cabeza a ambos lados y extendió los brazos haciendo un movimiento circular) “Palacio”!

– No vamos a perder. La gente… Mucha gente aún me quiere

Jesús sonrió y, con tono burlón, volvió a ironizar

– Rosalía te mostró, de seguro, el reporte de inconformidad social de la ONU. ¿Pero sabes qué me dijo, en cortito, sobre el clima de confiabilidad DENTRO del gobierno y en tu propio gabinete? Que la gran mayoría de tus “honestos” funcionarios están RE-PRO-BA-DOS.

– ¿Y por qué no me lo dijo a mí?

– Vaya que eres… ¡Vale madre eso! Con una metodología que mejor ni te explico porque ni le vas a entender y con la supervisión del General, encontró serias fisuras… roturas tanto en la alta burocracia como en tu “querido” círculo íntimo…

– Eso ya lo sabía. En una mañanera tu viste que mencioné que había algunas fugas de información por culpa de los méndigos opositores, que habían infiltrado a sus espías.

– Que han vendido o canjeado información tuya a cambio de impunidad.

– No puede ser

– Porque saben que tu causa…

– No te creo

– Está…

– ¡CÀLLATE!

– ¡Pérdida!

– ¡Mientes! Mis datos… mi información… La que tú no conoces… Ahí te puedo demostrar que estás mal. ¡TODOS ME QUIEREN, POR QUE SOY LO MEJOR QUE LE PUDO HABER PASADO A MÉXICO!

– Nuevamente te pido que no me trates de vender tus sueños de gloria. En serio. Créeme. Estamos por perderlo casi todo y nuestros mayores enemigos son de aquí, de casa. Para que entiendas, te voy a dar unos datos. Valídalos si quieres con los que te voy a nombrar.

– Si había modo efectivo para alebrestar o “engallar” al líder era por la vía del reto. Jesús lo sabía bastante bien pues había estado cerca de muchos de los debates y discusiones del líder delante y detrás de bambalinas…

– Te escucho. Pero más te vale que sea cierto porque si no.

Regresó el Jesús amenazador. Sacó una USB y mientras la blandía con la mano izquierda dijo:

– ¿Perdón?

El líder bajó la mirada. Se sentía acorralado. Acercó la botella del ron dominicano que Rosita había dejado discretamente, junto con una hielera y dos vasos. Con la mano tomó un hielo del recipiente y lo puso en un vaso. Acto seguido, sirvió en él una abundante porción del licor y bebió un gran trago, mientras ponía la botella delante de Jesús. Este lo imitó.

licorera 1

– Ya nada. Desembucha.

Jesús paladeó el ron e hizo un aspaviento exagerado, como para demostrar su satisfacción de tener al líder casi comiendo de su mano. Tomo una hoja de papel que había en la mesita, sacó una lujosa pluma de del bolsillo de su camisa y garrapateo unos minutos, mientras el líder manifestaba su impaciencia con un creciente tamborileo de dedos

– ¿Ya?

– Espérate.

– Me están esperando el General y…

– No mientas. Ya se fueron. Sólo te dejaron doble guardia allá afuera. Al único lugar al que podrás ir sin que te sigan es al baño.

– Uta ma…

Jesús terminó de escribir y le pasó la hoja. Era una lista con cerca de una docena de nombres con una anotación al lado de cada uno. A primera vista, el líder pudo darse cuenta de que todos correspondían a personas cercanas a él, dentro y fuera del gabinete… Y del gobierno. Jesús empezó a señalar con su pluma nombre por nombre, al tiempo que le daba una breve explicación sobre cada uno de ellos, como para complementar lo que había anotado.

-Te voy diciendo lo que he averiguado y que sucederá justo después de las elecciones

  • Don Carlos, tu empresario querido, ha tenido reuniones con Adolfo desde que dejó de ser tu jefe de gabinete y con Gus, el líder patronal, para publicar un pliego de exigencias en los principales medios informativos del país el próximo día 15 de junio.
  • Emigdio ya ha filtrado que Mario regresará a su televisora, en horario estelar, con un nuevo programa de entrevistas que codirigirá con Teresa.
  • Montero, aprovechando el recorrido de nuestros promotores de voto, ya cuenta con cientos de miles de firmas para registrar su nuevo partido ante el Colegio de Elecciones.
  • Salustio va a renunciar a nuestro partido para dirigir el de Montero.
  • Gerardo va a cancelar el acuerdo que tenía con el Banco Bienestar. Dice que no es rentable.
  • Humberto renuncia a la Secretaria Hacendaría para irse a un centro de adicciones. Ahorita ni le hables, pues está sedado.
  • Virgilio tiene videos muy recientes donde se ve a tu querido coronel Galindo recibiendo dinero del cártel donde operaba tu hermano Juan.
  • El movimiento de generales inconformes ha mandado un ultimátum al General. Exigen regresar al personal a cuarteles, cancelar la construcción de la nueva central área y desaparecer a militares de la Guardia Nacional.
  • Y Don Francisco tuvo, antier, una larga charla con el líder de la Fraternidad. Le convenció para que te retiraran todo el apoyo de las logias locales y del extranjero.

El líder bebió otro trago de su licor y cerró los ojos por unos minutos. El ron había logrado atemperar su ya legendario ánimo contestatario, bastante decaído desde su crisis de angina. Aun así, en esa aparente relajación, no dejaba de pensar y analizar lo revelado por Jesús, regurgitando cada una de sus palabras para valorar tanto su credibilidad como su intención.

Tanta revelación sería… ¿Por venganza? Podría ser, pues por más que el líder intentara justificarse a sí mismo, en el fondo de su ser reconocía que las más de las veces había tratado bastante mal a Jesús, abusando públicamente del espíritu de servicio del “asistonto”.

¿O por qué Jesús se hubiera vendido? Eso le resultaba algo más dudoso. Desde que resultara electo, el líder cuidó de él y le dio un puesto que mejoró, con mucho, su situación económica, además que se mantenía con negocios colaterales como el Periódico del escándalo. Jesús se comportaba, en casi todo su estilo de vida, con mayor congruencia en su profesión de fe como izquierdista que la enorme mayoría de los miembros de su gobierno y del mismo partido. Aunque viendo su pluma y su celular…

¿O estaría decepcionado del movimiento y quería convencer al líder de los errores de sus partidarios, a fin de que ordenara una purga en el partido y en el movimiento tras el proceso electoral? No. Sería un argumento demasiado ideológico para Jesús, quien si bien profesaba abiertamente su convicción socialista había establecido claramente su descontento con los ultras del partido. Recordó que, en uno de los recorridos durante la campaña, Jesús le describió el sistema de gobierno que consideraba ideal para México, inspirado en regímenes que habían tenido éxito en otros países. Al líder le pareció demasiado blandengue y muy poco nacionalista, aunque le tomo algunas ideas que después utilizó con éxito en su primer año de gobierno. Pero ahora…

Abrió los ojos. Jesús estaba parado frente a una de las ventanas del saloncito, que daba a un pequeño patio interior. Lo observó cómo alternaba una fumada de su cigarro con un trago de ron, como si estuviera paladeando el momento. El rencor resurgió de sus entrañas.

– ¿Vas a disfrutar mi caída, Señor Director?

Jesús volteó y le preguntó con extrañeza:

– ¿Qué dices? ¿Crees qué no sé lo que me espera cuando te den una patada en el trasero? Por todos los cielos… Si caes tu… ¡Nos llevas entre las patas a muchos y capaz que hasta nos toca cárcel!

–Si eso crees… ¿Por qué no me dijiste todo esto hace días? ¿Por qué no me advertiste de lo que pasaría? ¿No será que ya te convenció algún machuchón?

– Otra vez la burra al trigo. ¡Me he cansado de advertirte, darte señales, indicaciones y demás, pero eres muy cerrado, justo como ahorita! Y en vez de tratar de entender luego luego descalificas.

– Tú tuviste la culpa.

– Como eres terco y calzonudo… Mira… Para acabar pronto… Te dejo media hora… Haz las pesquisas que necesites. Habla con todos los de la lista. Si no es cierto lo que te dije te prometo que me largo ahora mismo y te dejo todos mis archivos. Todo, absolutamente todo, a cambio de mi vida y de mi tranquilidad.

– Y… Si es cierto…

– Me quedo y te ayudo, pero con una sola condición

– ¿Cuál?

– Que me vas a hacer caso en adelante. Pero hacerme caso en serio. A la primera señal te mando al carajo y me largo con todo lo que sé.

Jesús salió. Media hora después regresó. La botella de ron estaba casi vacía. Ahora era el líder el que fumaba un puro y bebía frente a la ventana.

– Oye Adrián… ¿Te soplaste toda la botella? Se va a encabrnar tu Choquito.

El líder contesto con la vista perdida en algún punto del jardín interior.

– Ya no importa. Sé lo que me va a pasar… Me va a llevar la tiznada…

Jesús estuvo a punto de ironizar sobre ello, pero se abstuvo. Pocas veces había escuchado al hombre detrás de la máscara como ahora… Así, sin tapujos, desnudando el alma como pocas veces había sucedido en el pasado. Recordó lo descrito por el historiador Enrique… Sí… Era el mesías, pero ahora a punto de ser, políticamente, crucificado.

– Créeme que lo siento

– Ta bien.

– ¿Y qué paso?  ¿Hablaste?

– Sí, hablé. Todo era cierto. Todo se va a detener hasta después de que el Colegio válide las elecciones. Haremos la faramalla del fraude y todo eso, pero hasta ahí.

El líder se volteó hacia Jesús. Por increíble que pudiera parecer, Jesús notó un enrojecimiento en ambos ojos. Por un momento creyó que seria por efecto de la bebida, pero lo que siguió le convenció sobre cuál era el estado de ánimo del líder.

– Te necesito y estoy de acuerdo con lo que me pediste. Échame la mano y programa reuniones con cada uno por separado para verlos en los próximos dos días. Con mucha discreción.

– Ok

– Pero te voy a pedir otra cosa. que prepares nuevamente al muñeco. Que venga Dorian.

– Pero ya estás bien… ¿O no?

– Ya no finjas. Choquito me acaba de confesar todo lo que dijo cuándo regresé. Pasando las elecciones ME TENGO que operar y tal vez me quede en la plancha. Y quiero que tú redactes mi testamento.

 


@SergioRenovado

Coach, abogado y poeta #VxM #GuardianesXLaDemocracia #RedMasUNO

Artículos relacionados

Cría cuervos...

No es fácil regresar y confrontar, peor menos aún que regresen y te confronten...

Y te sacarán...

Cuando uno solo dirige su ausencia sale cara, pero a su regreso puede ser que nada se recupere...

¡Los votos!

Cuando siembras tanta discordia hay una gran cosecha de odios.


© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
Back to Top