• Home
  • Opinión
  • El ingeniero de Bérgamo y el chino culero que trajeron el virus.

#ElAMorEnTiemposDelCoronavirus

El ingeniero de Bérgamo y el chino culero que trajeron el virus.

By AleMerlanga
En colaboración con @Maraca2 Continua el relato sobre la vida normal y como cambió con la llegada de un bicho chino
| Opinión
El ingeniero de Bérgamo y el chino culero que trajeron el virus.

Capítulo 2 del relato:

El amor en tiempos del coronavirus.

-Bueno, si está bien que siga viniendo Doña Jose, y el mozo dos veces por semana, porque si no vamos a estar muy rebasados con los preparativos de la boda y todo lo demás, pero no hay que bajar la guardia.

Pablo respira aliviado, dominguito de golf, ¡a salvo!

Sale con prisa porque los diez minutos que se tardó hablando con Sonia, lo van a atorar en la supervía por lo menos cuarenta.

Sonia se prepara su cafecito, porque es el único que se toma en todo el día, así que lo disfruta enormemente mientras habla por teléfono con Pili.

-Pues Pablo se puso espeso, y dentro de todo no le quise hacer lío porque ya sabes que estamos con lo de la boda y a mi me conviene que a todo diga que si. Unas por otras amiga, lo más importante es que la niña sea feliz.
¿Oye, y ya viste que ya hay un caso de coronavirus en México? Pues que un ingeniero Hidalguense viene llegando de Bérgamo , que no sé cómo, le hicieron una prueba y salió positiva. Ya vi las fotos en internet, al pobre hombre lo tienen encerrado en el cuarto 706 del Hotel Lucerna, completamente vacío, y por una ventanita, como a miles de kilómetros se ve como saluda todos los días para que sepan que sigue vivo. Te leo rápido la nota de Milenio:

El hotel estaba al 100 por ciento de ocupación. La noticia salió en la madrugada y a la hora del desayuno parecía una película de terror en la que todos al mismo tiempo están viendo su celular y enseguida empezaron a pedir sus cuentas e irse: en minutos el hotel se quedó solo, convirtiéndose en un pequeño hospital. Es una situación de mucho estrés y miedo; miedo a lo desconocido y a lo que pudiera ocasionar la enfermedad. El miedo lo tienen que enfrentar también afuera de su trabajo. El personal llega tarde y caminando al hotel. El transporte público les niega el servicio porque tienen el logo del hotel en el uniforme, y no los traen. Si toman un Uber no llega hasta allá, los deja cuadras atrás o adelante. Debido a esta situación, tomaron la decisión de armar rutas e ir, con vehículos del hotel, a las casas de los trabajadores y regresarlos. Serán días muy difíciles. La pesadilla apenas comienza. Los huéspedes no llegan al hotel y los comensales del tradicional restaurante desaparecieron ante la noticia de que ahí hay una persona contagiada con el virus. Parece que van cerrar”.

Pero Pablo… ya sabes, odio que todo lo que hace López lo justifique, ya tuvimos una pelea fuerte, le dije que parece que trabaja para él;  Oyó en la mañanera el otro López, explicó que no servía de nada usar cubrebocas, porque son de los azules normales que dejan al descubierto los ojos, que es otro punto de contagio.

Pues a mi me valió, ya vi a una señora en los grupos de facebook que vende cubrebocas triple capa y le compré un paquete, son un chorro, si quieres te doy la mitad para que lo uses cuando vayas al centro.

-Sí, yo creo que sí, amiga, ¡no manches! Ayer fui y llegué aterrada, lo peor del caso, es que encima de todo, el Remi me trae asoleada con su: “te lo dije… si tan solo me hicieras caso”. ¡Lo odio!

-¿Por? ¿Te asaltaron?

-No, pero empiezo a creer que esto es peor. Fui a recoger mis trabajos y, el grabador, que tiene tres hijos chicos me comentó que está súper preocupado porque ayer dieron la noticia de que un chino, paseando en un Uber fue al centro, anduvo por la catedral, comió tacos sudados ahí en Madero, ¿ya sabes cuáles? Los que están justo a la entrada del edificio del grabador, esos que a la hora que sea tienen colas interminables, ¿ya ubicas?

Creo que esto del coronavirus se está poniendo mal; de bruta se me ocurrió contárselo al Remi y ya me cagoteó que porque solo a mi se me ocurre ir al centro a cada rato, que siempre está atascado, que cuántas veces me ha dicho que mejor compre en linea las cosas o que venda algún multinivel… ¡ya ves cómo se pone de intenso con ese tema también!!

Sonia que está enloquecida con el Covid le dice que algo escuchó del chino, que al parecer ya suspendieron 240 cuentas de Uber de pasajeros que posiblemente tuvieron contacto,

-Así que, no quiero sonar como Remigio, Pili, pero cuídate.

-Ya sé, tú también cuídate mucho y, ojalá que esto de la cuarentena termine ya porque, si no, no te quiero decir lo que te espera con Pablo haciendo home office. Desde que Remigio se jubiló y puso su despacho de asesorías aquí en la casa, ¡ya no lo soporto! Menos mal que se entretiene con lo de su colección de timbres; y pensar que siempre dije que era el hobby más pendejo, ahora resulta que es mi salvación. Qué bueno que no los tire ese día, ¿te acuerdas?

Del otro lado del teléfono se oyen las carcajadas de Sonia a todo lo que da.



Artículos relacionados

¿Cómo será el mundo después del Coronavirus?

En este podcast les comparto mi visión del mundo después del COVID.

Desgastados y desprotegidos.

Hablemos de un tema muy importante durante una pandemia, la seguridad y protección personal.

El amor en tiempos del coronavirus.

En colaboración con: @AleMerlanga Un relato sobre el inicio del evento que cambio la vida de todos.

Con pandemia y políticas insuficientes 16 millones se sumarán a la pobreza

En México no hay una pandemia sino dos: la del COVID-19 y la de un gobierno paralizado que no ejerce acciones en materia de política económica que contrarresten el daño que


© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
Terminos y Condiciones | Políticas Privacidad  | Publicidad | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Back to Top