No más que un tapete.

Ebrard el inútil.

Por @DonVocero
Hay algo que tenemos que resaltar del canciller Ebrard, algo que me llama poderosamente la atención y es que Marcelo carece de las habilidades de liderazgo requeridas para dirigir un país.
| Opinión
Ebrard el inútil.

Marcelo Ebrard Casaubón será precandidato a la presidencia de México de una manera o de otra. El originario de la ciudad de México ha esperado pacientemente esta oportunidad y no la va a desperdiciar otra vez.

Ya fue precandidato en 2012 donde se “bajó” para favorecer al licenciado de 14 años Andrés Manuel López Obrador quién en esa ocasión quedó en 3er lugar en la carrera presidencial.

Sin embargo hay algo que tenemos que resaltar del canciller Ebrard, algo que me llama poderosamente la atención y que quiero traer frente a usted apreciado lector, y eso es que Marcelo carece de las habilidades de liderazgo requeridas para dirigir un país. Me explico.

Marcelo comenzó su carrera como buena parte de los integrantes de Morena, en el PRI. Su primer trabajo fue en 1981 en la secretaría de planeación y presupuesto del Gobierno de la Ciudad de México, para posteriormente incorporarse sin pena ni gloria al programa de renovación de vivienda popular de 1985, programa que favorecía a personas que habrían sido afectadas en los terremotos de 1985.

A finales de los 80´s Marcelo encuentra a su primer “padrino político” el extinto Manuel Camacho Solís, quien lo apoyó para ocupar diversas posiciones dentro del PRI para posteriormente llevarlo a ser Secretario General de Gobierno del Gobierno del Distrito Federal cuando Camacho era regente.

De ahí fue Diputado Federal (apoyado por Camacho) para luego ser llamado (de nuevo por Camacho) a una subsecretaría de Relaciones Exteriores siendo Camacho Solís el secretario. En 1995 renuncia al PRI (junto con Camacho) por éste no haber sido llamado a competir por la presidencia de la República y Salinas haber favorecido a Zedillo.

En 1999 fundó (Junto con Camacho) el Partido Centro Democrático, compitieron ambos en 2000 por la presidencia de la república y la jefatura de gobierno con resultados tan malos que el partido desapareció tras esas elecciones.

En 2000 Marcelo cambió de amo, en esa ocasión se unió a la administración de Andrés Manuel, primero como parte del consejo de asesores del Macuspano hasta 2002 cuando fue promovido a la Jefatura de Seguridad de la Ciudad de México con malísimos resultados.

Todos recordamos que Marcelo fue destituido en 2004 por Vicente Fox (premisa constitucional de aquel entonces) por el brutal asesinato de dos policías federales en Tláhuac. El colmillo retorcido de López Obrador, quién es fanático del victimismo político, vio en la destitución de Ebrard la oportunidad perfecta para continuar su influencia en el GDF y lo propuso de candidato en la elección de 2006 cuando, a la sombra del Macuspano, ganó la gubernatura del DF. López perdió “la grande” frente a Felipe Calderón por mínimo margen.

Los 6 años de Gobierno de Ebrard en el Gobierno del DF estuvieron marcados por la completa y total intromisión de López en todos los asuntos de la ciudad. Ebrard quiso en un primer momento tener una relación institucional con Calderón pero el radicalismo del tabasqueño se lo impidió.

Esos 6 años Ebrard gobernó a la sombra de López.

Cuando Ebrard quiso independizarse de López y , éste lo sometió utilizando todos los mecanismos de chantaje disponibles y mediante una encuesta amañada fue candidato de nuevo en 2012, solo para perder otra vez.

Marcelo Ebrard con AMLO

Por la debacle de la construcción de la línea 12 del metro, Ebrard tuvo que autoexiliarse en Francia y regresó solo para apoyar la candidatura de López Obrador en 2018 e incorporarse como canciller en la actual administración Morenista.

El canciller Ebrard ha sido pisoteado una y otra y otra vez por los caprichos y berrinches de López como con la bizarra relación que mantuvo López con el entonces presidente Donald Trump, a quién López nunca reclamó haber llamado asesinos y violadores a los connacionales mexicanos, o el total (y documentado) sometimiento a la administración americana para controlar el flujo migratorio de la frontera sur.

O al ser forzado a “regalar” embajadas y consulados a exgobernadores priistas a cambio de operación política para que Morena gane las elecciones como el caso de Claudia Pavlovich de Sonora y Quirino Díaz de Sinaloa. Ya que hablamos del servicio diplomático mexicano tenemos que recordar que la impresentable Isabel Arvide fue postulada y aprobada como embajadora de México en Turquía y Pedro Salmerón, señalado en diversas ocasiones de acoso sexual fue propuesto a la embajada de Panamá.

En el lejanísimo caso de que Ebrard fuera electo presidente de México (Por Movimiento Ciudadano o por Morena) tendríamos a una persona sumamente manipulable, para efectos prácticos sería un títere con una mano más poderosa que la propia que mecería la cuna de Palacio Nacional.

Si va por Morena el nombre del titiritero sería Andrés Manuel, si va por Movimiento Ciudadano sería Dante Delgado.

Ebrard no es un líder (ni bueno ni malo), Ebrard es más bien un seguidor, un ejecutor de las órdenes de otro, una marioneta que es fácilmente manipulable y que no traería nada bueno al país. Ebrard es un cachorro que necesita una mano firme que sujete su correa, tiene décadas que aprendió ese comportamiento y no lo va a soltar de un día para otro.

México necesita un presidente….no necesita un tapete. Un inútil tapete.


@DonVocero

La Mafia del poder no se crea ni se destruye, tan solo se transforma Neoliberal Senior. Columnista en #CoNexiones #LegiOnLine

Artículos relacionados

Tláhuac, el karma de Ebrard

La pregunta es si lo seguirá persiguiendo ese karma en las indagatorias que ya se realizan al respecto o le llegará el dharma, con una absolución, lo cual acarreará la inconformidad de tirios y no pocos troyanos.

Ebrard, el enemigo en casa.

No se entiende, por más explicaciones que se busquen y que se den, porqué el jefe del Ejecutivo federal, aconsejado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, permitió que dos ex gobernadores priistas aparezcan ...

Sheinbaum y Ebrard responsables penal y civilmente.

Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard no pueden seguir escondiéndose. Ellos forman parte de los responsables.

© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
0
Shares