• Home
  • Salud
  • Dieta para esperar el fin del mundo: primera parte

Dieta para esperar el fin del mundo: primera parte

By @Funesta

 Gracias a otros países que nos llevan la delantera en lo referente a la pandemia por Covid-19, podemos suponer que nos esperan miles de infectados y tal vez, miles de muertos. Y gracias a la experiencia de millones de mexicanos como usuarios del Sistema de Salud Público,

| Salud

 Gracias a otros países que nos llevan la delantera en lo referente a la pandemia por Covid-19, podemos suponer que nos esperan miles de infectados y tal vez, miles de muertos. Y gracias a la experiencia de millones de mexicanos como usuarios del Sistema de Salud Público,

podemos suponer que la atención médica, espacios hospitalarios, camas, médicos y medicinas, serán insuficientes, y de mala calidad.

Dado lo anterior, nos queda ocuparnos en seguir todas las recomendaciones de higiene que ya se han mencionado, así como recurrir al aislamiento voluntario; pero hay algo más que podemos hacer, y es ayudar a nuestro sistema inmunológico a estar preparado para que, en caso de terminar siendo una estadística, nuestro cuerpo enfrente de la mejor manera posible, la infección por coronavirus. Las recomendaciones generales son las siguientes y requieren un poco de disciplina:

  • Dormir 8 horas de manera puntual.
  • Beber abundante de agua.
  • Hacer ejercicio en casa, no lugares públicos. Los pequeños también deben ejercitar, será un largo mes y por salud mental y física deben ejercitar, diseñe rutinas con ellos.
  • Mantenerse activo y relajado.
  • Hacer una dieta balanceada, variada, inocua, apropiada para su sexo, condición de salud, peso, y actividad física, y sobre todo, rica en antioxidantes para fortalecer sus sistema inmunológico.
Dieta Covid-19.

En la dieta Covid-19 se recomienda planear muy bien los menús, para evitar salir lo más posible, está dieta debe incluir todos los grupos alimenticios, sin olvidar incluir abundantes frutas y verduras. Los antioxidantes serán punto clave, y deben consumirse de forma suficiente pero sin excesos, para no generar una hipervitaminosis, que el pánico no le hagan comprar suplementos que no necesita, los suplementos solo son necesarios en casos especiales, como mujeres embarazadas, quienes practican deportes de forma exhaustiva, en condiciones como Diabetes Mellitus II, enfermedades inflamatorias y otras, consulte a su especialista en salud al respecto. Nuestros aliados serán:

Más antioxidantes 1Vitamina A: sus compuestos influyen sobre la visión, crecimiento óseo, reproducción y ojo, el estado del revestimiento superficial de las vías respiratorias y mucosas. Son ricos en vitamina A, leche, queso, zanahorias (crudas mejor), espinacas, col, melón, papaya, mango, melocotones, pimientos, cereales y harinas fortificadas, calabazas.

Vitamina C: es necesaria en pequeñas cantidades, pero en dosis diarias, previene el Escorbuto, promueve la cicatrización y la absorción del hierro. Embarazadas, fumadores, personas con quemaduras, o con cirugías requieren un poco más. Son ricos en vitamina C, naranjas, apio, melón verde, coles de Bruselas, brócoli, manzana red delicius, mango, lechuga de hoja verde, melocotón, jitomate o tomate rojo, pimientos

Vitamina E: existen diferentes formas de esta, pero la más potente es el alfa-tocoferol, sus diferentes formas son antienvejecimiento, participan en la formación de glóbulos rojos, y ojo, estimula al sistema inmunitario para que se defienda de virus y bacterias y muchas más funciones a nivel celular. Son ricos en vitamina E, cereales enriquecidos, semillas de girasol, almendras, aceite de girasol y de cártamo, nueces, piñones y demás frutos secos, mantequilla de cacahuete, aguacate, aceite de maíz, aceite de oliva, sardinas, arenque.

El zinc o cinc: es un mineral esencial, un micronutriente necesario en diferentes funciones bioquímicas, favorece la inmunidad para defenderse contra virus y bacterias, y también interviene en la cicatrización. Son ricos en zinc, cereales para el desayuno suplementados, carne de res, pollo y cerdo, yogurt, leguminosas, frutos secos, quesos cheddar, mozzarella, suizo, harina de avena.

Selenio: esencial en pequeñas cantidades, se une a las proteínas y forma las selenoproteínas, que ayudan a regular el funcionamiento tiroidea, y el sistema inmunitario, diabéticos, abstenerse de tomar suplementos con selenio. Son ricos en selenio, atún de lata en aceite, carne de res, bacalao, pavo, pollo, pastas y panes enriquecidos, huevo requesón, y arroz.

Una ejemplo de menú que los incluya (cantidades a adaptar según condiciones específicas):

Desayuno

  • Un licuado con una zanahoria, una naranja o una manzana, en agua.
  • 1 huevo frito con espinacas.
  • 1 pan tostado.

Comida

  • 1 filete de res Acompañar de un tazón de lechuga italiana, con media taza de brócoli cocido, y media taza de calabaza cocida, mezclar y aderezar con aceite de olivo.
  • 1/3 de taza de arroz.
  • 1 vaso de agua fresca de melón o papaya (sin azúcar)

Cena

  • 1 taza de yogurt griego natural con avena y frutos secos de su preferencia.
  • 1 mango mediano.

Por último y no menos importante, evite dar comida chatarra a los niños, llénelos de comida nutritiva, que hoy como nunca necesitan.

 


@Funesta

Pintora de closet. Dog lover. Cafeinómana. A hombros de gigantes. @RepDeFifidonia @CNexiones


© Derechos reservados CNXS. Diseñado por RedBee.
Back to Top