Herramientas de Accesibilidad

Skip to main content

Locura de dos

Claudia y Andrés: El títere y el titiritero

Esto bien podría tratarse de un caso de “folie à deux”, o de un delirio criminal compartido al que ellos suelen llamar “transformación”, una especie de sociedad donde ella es la sumisa y López, la mente dominante.
30 May 2024
Claudia y Andrés: El títere y el titiritero

Dicen que Claudia Sheinbaum luce en perfecto control cuando habla, yo diría que luce entrenada, inexpresiva y con hasta con actitud de superioridad moral, comportamiento que los propagandistas de Morena adulan al unísono,

y que alguno que otro zalamero como Blanca Heredia osadamente han comparado con “clase.”

Sin embargo, el autocontrol que suelen mostrar las personas con rasgos psicopáticos, está más relacionado con la falta de empatía por el otro, con el narcisismo y con la incapacidad para mostrar remordimientos, que con una cualidad positiva de liderazgo. De someterla a pruebas psicométricas, este podría ser su caso, (de no ser su caso tendríamos que hablar de maldad pura, o de ambas cosas conviviendo en ella.)

Las personas con estos rasgos, en mayor o menor grado, pueden vivir en sociedad de forma ordinaria, algunos incluso tener puestos de poder o ser exitosos profesionistas, aún siendo capaces de cometer atroces crímenes: Los psicópatas tienden a mentir, y son capaces de simular interés por los demás.

Claudia podría encajar en algún trastorno de la personalidad que incluya estos rasgos, pero no se equivoquen, a pesar de ser egocéntrica y carente de sentimientos de compasión por el otro, no está sola, esto bien podría tratarse de un caso de “folie à deux”, o de un delirio criminal compartido al que ellos suelen llamar “transformación”, una especie de sociedad donde ella es la sumisa y López, la mente dominante.

López, quien también muestra incapacidad para sentir empatía por el otro, (lo demostró muchas veces), encontró la cómplice perfecta para seguir ejerciendo el poder tras bambalinas, es adicto al poder y de ninguna manera pensó jamás en retirarse del todo: Echó raíces en Palacio Nacional, y recuerden, si la mala yerba no se arranca de raíz, no se va.

Nunca dio un paso atrás en su vida, se muestra como un adicto al control que se alimenta del resentimiento social y del conflicto mediático, apetito que creo yo, no dudará en seguir satisfaciendo a través de su ungida, Claudia, quien es su “prestanombres” en estas elecciones.

¿Para qué tendría que complicarse la vida buscando una reelección si pudiera mover los hilos de México a través de ella y sus compinches?

Ha sido instruida y seguirá siendo instruida para continuar destruyendo lo que queda de las instituciones y los organismos que dan poder al ciudadano, a los contrapesos, a la oposición. Está comprometida a dar continuidad a la destrucción, esperando que no quede nada del sistema que hizo vivir en la miseria de la insuficiencia a López, para que él pueda sembrar el suyo, un sistema donde el ejecutivo tenga el control sobre el poder judicial y el legislativo, sin una clara división de poderes. Un sistema donde el funcionario no tenga porque rendir cuentas.

 

Entonces, estas elecciones se hace necesario voltear a ver a López antes de elegir, esta no sólo es una elección de Estado, es trata de algo así como una “reelección” de Estado liderada por estos dos personajes que comparten el delirio de instaurar una autocracia.Una de la que ya han colocado las bases este sexenio, colonizando o debilitando todo aquello que cupiera en la definición de “autónomo”, legislando para alcanzar la meta.

Ellos son capaces de usar cual peldaño a quien sea, como han usado a las más de 188 víctimas de homicidio, a las del Covid, a las del Metro, a las del sistema de salud.

Han engañado a los ciudadanos con la complicidad de los saqueadores de Morena, y a los más necesitados los han enganchado con los programas sociales, han incitado al odio contra los periodistas, los ministros de la SCJN, las madres buscadoras, hasta contra quienes protestan exigiendo salud y todo aquel que consideran rival.

Así que, cuando vean a esa Claudia en perfecto control ante le micrófono, sepan que esconde falta de empatía, ambición desmedida, pero también los hilos del titiritero populista que la mueven.

Y títere y titiritero no tendrán piedad de nadie para cumplir sus metas.

Estamos a votos de distancia para que sigan gobernando a México, han herido a la democracia y, si no acudimos masivamente a votar el 2 de junio, esa herida podría ser fatal.

Votemos presidencia, votemos gobernadores, alcaldías y ayuntamientos, sin olvidar las cámaras, votemos para que se vayan, votemos contrapesos, votemos por el cambio y por revivir a la imperfecta pero necesaria democracia.

#AmorPorMx #HazPatriaVota #VotaYbótalos




@Funesta

Pintora de closet. Dog lover. Cafeinómana. A hombros de gigantes. @RepDeFifidonia @CNexiones

Artículos relacionados

AMLO, el payaso de las 3 pistas de circo

El bufón de López Obrador, en una de las pistas del circo de la #4T, que coordina la mesa de acusaciones en favor de los muertos y heridos ocurrido en el patio trasero de la casa de AMLO, hace malabares para deslindar de responsabilidad a los altos funcionarios de la cadena de mandos culpables de...

¡Claudia miente como respira!

¿Cuál es su preocupación si supuestamente llevan muchos puntos arriba en las encuestas? ¿Por qué ensuciar la campaña si tienen todo el aparato gubernamental volcado en favor de la “corcholata”?
0
Shares