Herramientas de Accesibilidad

Skip to main content

#TrasLaVerdad

Actitudes delincuenciales de AMLO y sus senadores

Lo han desnudado y próximo a su salida, le urge meter bajo la alfombra toda la podredumbre de su fallida administración pública.
Actitudes delincuenciales de AMLO y sus senadores

El presidente López Obrador ha hecho toda clase de ilegalidades a su alcance para incapacitar al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, bajo el espurio argumento de ser inútil y costoso.

La labor del Instituto es fundamental para la vida democrática de México, por medio de este cualquier ciudadano puede acceder, ante la resistencia de las autoridades, a toda la información en manos de los gobiernos; además de proteger los datos personales de las personas, incluso de los servidores públicos. El Instituto hace que la transparencia en el gasto público sea una realidad.

Al presidente no le agrada la función pública que desempeña el Instituto Nacional de Transparencia, se resiste a transparentar sus acciones como gobernante y el uso de los recursos públicos, por eso hizo que ese organismo público se incapacitara al impedir que se nombren los comisionados para que el consejo pueda funcionar adecuadamente. AMLO lo ha incapacitado con la falta de 3 comisionados, indicando a los senadores de su bancada de Morena que no designen a ningún comisionado.

Y así cumplieron lo ordenado por López Obrador.

El Secretario de Gobernación también fue el personero que les dijo a los senadores que no era urgente ni necesario el nombramiento de los comisionados, que al presidente no le interesaba el asunto.

Cuando los senadores, a regañadientes, nombraron a 2 de los comisionados, AMLO vetó los nombramientos y las cosas regresaron a su estado irregular, viciado que impide el funcionamiento del INAI.

El presidente también argumenta que el INAI no sirve para evitar la corrupción, que no ha servido para eso, consecuentemente no cumple con su cometido. Por supuesto que no sirve para eso el INAI, es asunto que no compete al Instituto. López Obrador tergiversa las atribuciones para mal informar a la borricada de la audiencia de sus seguidores. Si no evita la corrupción, no sirve. Así que ya tiene la truculenta y falsa justificación para desaparecerlo.

Que los mil millones que se destinan al año para el INAI es dinero tirado a la basura. Perversa afirmación. Gracias al INAI los ciudadanos han logrado información que ha servido para transparentar la corrupción que han cometido y cometen muchas autoridades. La conocida como “estafa maestra”; la enorme cantidad de contratos sin licitación del gobierno de la #4T; los costos inflados de obras insignes de AMLO, etcétera. Por eso no le gusta el actuar del INAI al presidente. Lo han desnudado y próximo a su salida, le urge meter bajo la alfombra toda la podredumbre de su fallida administración pública. Con el apoyo del INAI, se podrá alcanzar el objetivo de millones de mexicanos, obtener toda la información necesaria para iniciarle toda clase de procedimientos administrativos y penales para refundirlo en la cárcel, a consecuencia de la obsesiva corrupción de su gobierno. Por ejemplo, el mega fraude de SEGALMEX, 17 mil millones de pesos que desaparecieron en su administración. O los excedentes en las obras de Dos Bocas, del Tren Maya, del Aeropuerto de Santa Lucía.

AMLO quiere silenciar al INAI.

Para concluir el 2o año de 6 y penúltimo de la LXV Legislatura Federal, la bancada de Morena en el Senado, bloqueó el nombramiento de un comisionado para que pudiera funcionar con quorum de 5 que exige la Constitución. AMLO dio la instrucción: no nombrar a ningún comisionado. Así cumplieron con la aberrante orden a pesar de violar la Constitución, dada la obligatoriedad de nombrar a los comisionados, artículo 6 Apartado A.

Cuando López Obrador pretende destruir alguna institución, simplemente argumenta que son corruptos, que gastan mucho o que son innecesarios para la función pública. Bajo esa óptica sus legisladores se apresuran a recortar presupuestos o eliminar instituciones que estorban al abusivo ejercicio del poder el cual goza para su satisfacción absolutista, por eso su frase delincuencial: ¡No me salgan con que la ley es la ley! Pues sí, la ley es la ley y debe respetarla. De ahí su inclinación a la opacidad y falta de transparencia, no gusta de rendir cuentas y cuando le apetece políticamente, evidencia datos personales de particulares. Violación tras violación. Para él es un logro dejar “minusválido” al INAI. Existe legal y constitucionalmente, pero está impedido para actuar por la falta de 3 de los integrantes que conforman el consejo que toma decisiones por mayoría que obligan a las autoridades a la transparentar sus actuaciones y a rendir cuentas; por supuesto a respetar la privacidad de todas las personas.  Labor indeseable para AMLO.

Los comisionados acudieron a la SCJN a pedir justicia y les permitan funcionar con 4 comisionados, ante la falta de 3 de ellos por culpa de los senadores y del mismo presidente López, quien no solo vetó a 2 que habían sido designados, dio la orden de no nombrar a nadie. Los ministros tendrían que hacer un milagro constitucional para otorgar la supra facultad temporal a los 4 comisionados, en lo que los senadores regresan de vacaciones e inician el periodo ordinario de sesiones. Entonces sí tendrían que nombrar, al menos, a uno de ellos, para corregir la violación constitucional cometida por los senadores y el mismo presidente de la República.

Mientras López Obrador, feliz sin el INAI, no hay quien le pida que rinda cuentas de su actuar.

Que la Entidad Superior de Fiscalización realice la función y desaparezca el INAI, propuesta torpe, absurda e inviable del abusivo y desleal con México del presidente Andrés López Obrador.

La Entidad Superior fiscaliza el uso de los recursos públicos federales, no es su función transparentar las actividades de las todas autoridades; tampoco las hace rendir cuentas, mucho menos es responsable de salvaguardar los datos personales de los mexicanos. Los absurdos del presidente. Con esa vacilada los entretiene y desinforma.

La perversidad de AMLO, por lo pronto, lleva ventaja. La sociedad le exigirá responsabilidad una vez que deje el poder. Entonces tendrá que rendir cuentas y transparentar su delictuosa actividad al frente de la Presidencia de la República. Las elecciones del 2024, serán definitivas para llevarlo al patíbulo público.




Héctor Parra Rodríguez

No mentiras, corrupción ni impunidad. Defiendo la verdad, objetividad, solidaridad y la tolerancia. Columnista libre, comentarista en la radio y Abogado.

Artículos relacionados

De los fraudes se benefician los corruptos

La ministra se sabe libre de sus tropelías y protegida por el presidente de la República, Andrés López Obrador, quien aceptó la culpa sin reconocerlo, al acusar a otros de haber cometidos faltas más graves. Simple la conclusión. 

La 4T busca asfixiar al INAI

La idea es nulificar a los organismos autónomos y no exijan al Gobierno Federal cumpla con sus responsabilidades constitucional y legalmente.

¡Ya basta de cuentos corruptos presidenciales!

AMLO no se cansará del cuento diario de mentiras. Lo cierto, quiere conservar los privilegios que le da la Presidencia de la República y si es necesario llegar a más violencia, dispuesto está a ella con tal de no renunciar a los lujos y fuerza del poder.
0
Shares